;)

;)

miércoles, 4 de enero de 2012

Amor de adolescentes 1º parte: desilusión

Un día, vinieron unas chicas a mi pueblo, que tenían un primo llamado Matías. Poco a poco, me fui enamorando de el, de sus sonrisas, de sus tiernas miradas, de sus cálidos roces... Él me miraba de una forma tan especial... Mi amiga no paraba de decirme que me quería, pero yo no me lo creía. Hasta que un día en la fiesta del pueblo, me regaló una rosa. Yo me puse nerviosa y creía que era un broma pero la cogí. Al día siguiente, Matías se fue a Sevilla 2 meses a si que no lo volví a ver. En agosto, me fui a la playa. En los últimos días que estuve allí, tuve un mal presentimiento: que Matías ya no me quería. Me sentía fatal, y creía que me lo estaba quitando una amiga mía que me vino a visitar. Pero cuando por fin fui para allá, me entere de la verdad: Matías tenía novia. Ella vino al pueblo porque su tía se había comprado una casa allí. Se me escapaban las lágrimas cuando mis amigas me lo dijeron.
A partir de hay nada fue igual. Se acabaron sus sonrisas solo para mi,
y sus miradas ya no tenían ese toque mágico... Y todo fue por culpa mía por no haberle dicho lo que sentía. Me rompió el corazón en mil pedazos y lo hecho tanto de menos...  Pero, ¿como puedo extrañar algo que nunca tuve? Yo nunca recibí ninguno de sus besos, ni tampoco ninguno de sus abrazos. Pero a pesar de todo, guardo lindos recuerdos de él.
Y a pesar de todo, lo amo.
                                                                  Continuará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario